Wordle: ¿quién se está forrando con el juego de las cinco letras que arrasa en redes?

Wordle: ¿quién se está forrando con el juego de las cinco letras que arrasa en redes?

Wordle: ¿quién se está forrando con el juego de las cinco letras que arrasa en redes?

A pesar de que no tiene gráficos hiperrealistas, jugabilidad explosiva o una historia épica, Wordle va camino de convertirse en el primer gran juego de 2022. Miles de personas acceden cada día a la versión original, gratuita y sin anuncios, o a alguna de las decenas de copias que aparecieron en páginas de internet o incluso la tienda de aplicaciones de Apple. Wordle es ya un fenómeno viral y, a medida que el pastel crece, hay quien trata de ponerse las botas hasta que le echen de la fiesta y quien comparte de forma altruista las porciones de la tarta que se lleva.

Wordle, en su concepción primigenia, es lo que la España de principios de los 90 conocía como Lingo. Los jugadores deben adivinar una palabra en inglés de cinco letras y comienzan, precisamente, dando una de ellas. Después las letras acertadas -es decir, presentes en la palabra secreta y en ese mismo lugar- aparecerán en verde, las incorrectas se colorean de gris y aquellas que se buscan, pero en un orden distinto, estarán en amarillo. Con estas pistas, hay hasta seis opciones (Ramoncín daba una menos) para conseguir la victoria.

Parte de su éxito viene de este código de colores, que se puede compartir en redes sociales permitiendo que los seguidores sepan cuántos intentos ha necesitado una persona para descifrar el puzle de cada día. Otra de las claves es, precisamente, esa limitación de una palabra -la misma para todo el mundo- por jornada.

El juego fue creado hace unos meses por Josh Wardle, un programador de Brooklyn con experiencia en fenómenos virales (es el creador del 'botón' de Reddit) que le dio nombre haciendo un juego de palabras con su apellido.

Wordle: ¿quién se está forrando con el juego de las cinco letras que arrasa en redes?

Wardle no buscaba el éxito ni el dinero, sino simplemente hacerle un regalo a su esposa, a quien le encantan este tipo de juegos. Según contó a The New York Times, en un principio jugaron ellos dos y más tarde se extendió hasta el grupo de WhatsApp familiar. Finalmente, en octubre llegó una versión abierta, que pasó de 90 jugadores el 1 de noviembre a más de 300.000 el 2 de enero. Y continúa creciendo.

Con el éxito llegaron las copias. Ya ocurrió en su momento con Flappy Bird y probablemente pase de nuevo con el próximo gran 'pelotazo'. En el caso de Wordle, las copias adaptan el juego a otros idiomas (hay, entre otras, versiones en español, catalán o gallego) o le dan una vuelta, en ocasiones humorística, a la idea (uno de ellos busca adivinar una letra cada día y no tiene límite de intentos). Del mismo modo, hay tanto quien mantiene la visión altruista de Jorsh Wardle como quien busca lucrarse con su idea.

Entre los primeros está, entre otros, Daniel Rodríguez, que adaptó Wordle al español y promete que el juego "será gratis para siempre" (acepta donaciones para mantener los servidores) y da el crédito de la versión original (a la que enlaza) al creador.

Un caso similar y al mismo tiempo tangencial es el del también desarrollador Steven Cravotta. Cravotta es el creador de Wordle. Otro Wordle completamente distinto. Se trata de una aplicación que hizo hace cinco años y subió a la tienda de Apple, donde pasó un lustro sin pena ni gloria, según cuenta él mismo en un hilo de Twitter. Sin embargo, el éxito de su tocaya, que no tiene versión móvil (al menos, una oficial), hizo que se disparasen las descargas, que provenían de usuarios confundidos que habían buscado Wordle en la App Store. Y no pocos: en una semana superó las 200.000 instalaciones y ya acumula más de medio millón.

A raíz de esta coincidencia, Cravotta obtuvo varios miles de dólares, pero en lugar de quedárselos o tratar de obtener más, decidió ponerse en contacto con Wardle para preguntarle dónde quería que donase ese dinero. Finalmente, la elegida fue Boost! West Oakland, una organización que ofrece tutoría de forma gratuita a estudiantes.

En el otro lado de esta balanza aparece Zachary Shakked, un tercer programador ligado a Wordle que ahora presume en su biografía de Twitter de haber sido "cancelado" por hacer un clon del juego. Ambas apreciaciones son correctas: creó la copia, presumió de ello -también de estar lucrándose con ella- y recibió el desprecio de no pocos tuiteros. Después trató de explicarse -Wordle, recordó, no es una idea original, como bien sabe El rey del pollo frito- y aseguró que le había ofrecido el pago de un porcentaje a Wardle para usar su nomenclatura semihomónima. Finalmente, Apple cortó por lo sano: la compañía eliminó su aplicación, y muchas otras, de su tienda.


Conforme a los criterios de

The Trust ProjectSaber másSaludVRS y gripe: los virus que 'compiten' con el Covid-19SaludLos proveedores 'oportunistas' disparan los precios de los test del covid que venden las farmaciasCovid-19España cierra 2021 a la cabeza de contagios Covid en Europa

Artículos relacionados

AVM FRITZ!Box 4060: Análisis router WIFi 6 tribanda y puerto 2.5G
AVM FRITZ!Box 4060: Análisis router WIFi 6 tribanda y puerto 2.5G
¿Quels Sont Les Avantantages du Magasin Evpad?
¿Quels Sont Les Avantantages du Magasin Evpad?
La “revolución judicial” de Maduro - El Carabobeño
La “revolución judicial” de Maduro - El Carabobeño
Dónde colocar y cómo configurar correctamente un repetidor WiFi
Dónde colocar y cómo configurar correctamente un repetidor WiFi